En el artículo de hoy repasamos 6 errores comunes a la hora de conducir un patinete eléctrico, y cómo evitarlos.

Se trata de información útil tanto si estás empezando como si ya llevas un tiempo conduciendo. ¿Cuántos cometes tú?

1. Poner los pies paralelos

El primer error se da cuando subimos a un patinete con los dos pies en paralelo. Esto hace que pierdas estabilidad y que sea mucho más fácil que caigas.

Para evitarlo, coloca uno de los dos pies por delante del otro. Hay por tanto dos maneras válidas de colocar los pies a la hora de conducir tu patinete:

  • Regular, con el pie izquierdo delante
  • Goofy, con el pie derecho delante

Para saber cuál es la mejor para ti, puedes hacer una prueba muy sencilla: estando de pie, con los pies en línea con tus hombros, pídele a alguien que te dé un ligero empujón en la espalda, hacia delante. Sin pensar, avanzarás con un pie antes que con el otro, para estabilizarte. Este es el pie que debes llevar delante.

Además, deberías tener en cuenta en qué lado de la carretera quedarán los coches aparcados, llevando delante el pie del lado donde estén aparcados. Si están a la derecha, lleva el pie derecho delante. Así, si abren la puerta podrás girar más fácilmente para evitarla.

2. Frenar demasiado fuerte y con poco tiempo

Uno de los errores más comunes y que puede hacer que tengas un accidente, es pegar frenazos demasiado fuertes. Esto hace que claves la rueda de delante y que puedas perder el control del patinete.

Para evitar esto, frena siempre progresivamente y con suficiente antelación, respetando siempre las distancias de seguridad con el resto de vehículos.

Si por algún motivo debes frenar de manera brusca, flexiona un poco las rodillas y lleva el peso de tu cuerpo hacia atrás para asegurarte de que la rueda trasera no se levanta.

3. No tener en cuenta el terreno

Patinete electrico para la montana

Es importante tener en cuenta cómo es el terreno o el suelo sobre el que estamos conduciendo, ya que influenciará tanto a nuestra conducción como a la tracción de las ruedas y por tanto la frenada.

La tracción, o el agarre que tienen las ruedas en el terreno, depende mucho de las condiciones en las que se encuentre el terreno:

  • Asfalto seco: 100%
  • Asfalto mojado: 85-90%
  • Metal seco (alcantarillas): 63%
  • Arena: 55%
  • Metal húmedo: 48%
  • Hojas secas: 35%
  • Hojas húmedas: 28%

Por eso, debes intentar evitar las zonas que provocarán una menor tracción y evitar conducir en días de lluvia.

4. Llevar un patinete urbano a la montaña

Hay personas que compran un patinete urbano, que está diseñado para su uso en carretera o en la ciudad, y tiempo después piensan, “¿y si me lo llevo un día a la montaña?”. Error.

Los patinetes urbanos no tienen la suspensión preparada para resistir los cambios de nivel que hay en la montaña o en los caminos de tierra. Las ruedas son más pequeñas, el patinete es menos robusto, y podrías tener un accidente.

Si tienes pensado ir a la montaña, lo mejor es comprar un patinete todoterreno, que estará adaptado a este tipo de suelo.

Leer más sobre los patinetes todoterreno

5. Llevar un mal casco

Sabemos de sobra que hay que llevar casco cuando conducimos un patinete eléctrico, por seguridad y porque ya empieza a ser obligatorio. ¿Pero, llevamos el tipo de casco adecuado?

Existen distintos tipos de casco (bicicleta, moto, moto de trial, snowboard…) precisamente porque cada uno debe resistir a unas condiciones distintas – en especial, la velocidad.

Por eso, para conducir tu patinete deberás llevar un casco especial para patinetes. Son muy similares a los de las bicicletas, pero la aerodinámica, los materiales y la comodidad pueden variar mucho.

6. No usar las dos manos

No usar las dos manos

Aunque hayas visto alguna vez a alguien que vaya en bicicleta con una sola mano (o incluso, sin manos), no es algo que debas hacer si vas en patinete. Si lo haces, es posible que recrees aquello de “¡mira mamá, sin manos!” seguido del “mira mamá… sin dientes”.

Los patinetes son mucho más pequeños que las bicicletas, y más inestables. Por eso, siempre deber usar las dos manos, ganarás estabilidad y podrás reaccionar más rápido en cualquier caso.