La Unión Europea, así como sus estados miembros, siguen adelante en su acción para frenar el cambio climático. Así, se ha aprobado la Ley Europea del Clima para la neutralidad climática.

Ya ha habido otras propuestas anteriormente, como el Acuerdo de París, a través del cual se acordó que se reforzaría la respuesta por parte de todas las naciones de cara a mejorar la situación respecto al cambio climático y para evitar el  calentamiento global.

¿En qué consiste la Ley Europea del clima?

En este contexto, el pasado 9 de julio se publicó en el Diario Oficial de la UE el Reglamento (UE) 2021/1119 del Parlamento europeo y del Consejo de 30 de junio de 2021  por el que se establece el marco para lograr la neutralidad climática y se modifican los Reglamentos (CE) n.o 401/2009 y (UE) 2018/1999 («Legislación europea sobre el clima»).

Su principal objetivo es el de conseguir que todo lo que se ha establecido en pactos como el Acuerdo de París o el Pacto Verde Europeo pase a formar parte de nuestras legislaciones y garantizando su implementación en todas las políticas de la Unión Europea. Así, gracias a esto se prevé llegar a la neutralidad climática en 2050.

Ley europea del clima para la neutralidad climatica

Se establece de esta manera un marco para la reducción progresiva e irreversible de las emisiones de gases de efecto invernadero consecuencia de la actividad humana, así como el incremento de sus absorciones por los sumideros reguladas. Se propone que haya un total de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050.

Objetivos de la Ley Europea del Clima

Como decíamos, el objetivo principal de esta nueva ley es el de conseguir la neutralidad climática para 2050. Algunos de los subobjetivos para conseguirlo son, según la propia Unión Europea:

  • Establecer la trayectoria a largo plazo para cumplir el objetivo de neutralidad climática de 2050 a través de todas las políticas, de forma socialmente justa y rentable.
  • Crear un sistema de seguimiento de los avances y adoptar nuevas medidas en caso necesario.
  • Ofrecer previsibilidad a los inversores y demás agentes económicos.
  • Garantizar que la transición a la neutralidad climática sea irreversible.

¿Qué pasará a partir de ahora? ¿Cuáles son las próximas etapas?

Para garantizar que se cumplen todos estos objetivos, la Unión Europea ha diseñado un plan de acción progresivo con distintos pasos y metas a cumplir de aquí a 2050, revisando constantemente tanto la ley como su aplicación y los resultados de la misma.

Se ha establecido un consejo científico consultivo europeo sobre cambio climático que proporcionará el asesoramiento científico necesario y elaborará informes sobre estas medidas adoptadas por la UE. Se revisarán los objetivos climáticos, los presupuestos indicativos de gases de efecto invernadero y la coherencia con la legislación europea sobre el clima y con los compromisos internacionales de la UE.