Durante este año, el uso de patinetes eléctricos ha crecido exponencialmente, no es ningún misterio. Al haber cada vez más modelos, es normal que los usuarios escojan distintos tipos de patinetes en función del uso que le vayan a dar. Y aquí aparecen los patinetes eléctricos todoterreno.

En la ciudad es normal usar un patinete urbano, pero para ambientes más rocosos o abruptos, como la montaña, nos irá muy bien tener un patinete eléctrico todoterreno. De hecho, si le tienes cariño a tu patinete urbano, mejor no te lo lleves a la montaña.

Disfrutar de la montaña en patinete

Existen un montón de actividades que podemos hacer al aire libre en la montaña: senderismo, running, alpinismo, mountain biking (o sea, ir en bici por la montaña)… Y ahora también, ¡ir en patinete!

Paseo por la montana en patinete

Imagínate una mañana de domingo, con tus amigos, dando un paseo juntos con vuestros patinetes. Quedar prontito, hacer unos kilómetros, parar a desayunar de picnic (sin ensuciar, eh), seguir otro ratito disfrutando del aire limpio… ¿A que te apetece?

Además, piensa que al ser eléctricos se alimentan por una fuente de energía limpia y no emiten ningún gas contaminante, así que la montaña también te lo agradecerá. Eso sí, intenta ir por los caminos y senderos marcados para respetar al máximo la flora y la fauna de la zona.

Hay muchas apps con rutas, como Wikiloc, que te facilitarán el camino para que no tengas que preocuparte de nada (y para que no te pierdas, que también es importante).

Los patinetes todoterreno

Si tienes un patinete eléctrico todoterreno, seguramente ya lo hayas estrenado por la montaña. Si quieres disfrutar de la montaña de una manera distinta y divertida…. ¿a qué esperas para hacerte con el tuyo?

Los patinetes todoterreno, a diferencia de los patinetes de ciudad, tienen las ruedas más grandes, son más potentes (ideal para subir cuestas en la montaña) y tienen doble suspensión, tanto delantera como trasera.

Ver patinete ZRino T4 Todoterreno

Al igual que si vas en bicicleta, ir en patinete te permitirá hacer más kilómetros que si vas andando, pudiendo así disfrutar de más paisajes, o llegando a lugares más lejanos. Además, cuentas con la ventaja de que el patinete es más manejable que la bicicleta y podrás ir por casi cualquier sendero, sin limitaciones.