Las fat bike están de moda y han llegado para quedarse. Pero, ¿qué es esto de una fat bike? ¿Cómo son? ¿Cuáles son sus ventajas? Lo vemos todo en este artículo.

¿Qué es una fat bike?

Las fat bikes, fatbikes o bicis de ruedas gordas, son bicicletas que, como puedes imaginar, tienen las llantas gordas y unos neumáticos más gruesos que los de las bicicletas convencionales.

Datan de principios del siglo XX, aunque las fat bikes modernas se empezaron a utilizar durante los 80 para atravesar el desierto del Sáhara.

Características de una fat bike

La manera de reconocer una de estas bicicletas es fijándote en sus características, que incluyen los siguientes aspectos:

Manillar. El manillar de una fat bike es recto o de doble altura, para permitir una mejor visibilidad.

Cuadro. Es similar al de las bicicletas de montaña (o mountain bike, MTB), robusto y con la inclinación suficiente como para permitir el libre movimiento del conductor. La única diferencia es que la horquilla y las vainas son más holgadas, para que puedan caber bien las ruedas, que son más anchas.

Ruedas. Son la parte más característica de una fat bike, la que hace que las puedas distinguir a simple vista. Son más gruesas que las ruedas de las bicicletas de carretera o de montaña y suelen fabricarse con mazas de entre 160-190mm, con aros de 20-26″ y llantas de entre 64 y 130mm de ancho. Al igual que los neumáticos de los coches, tienen dibujos para ayudar a conseguir una mayor tracción y un mejor agarre en todo tipo de terrenos. Como son muy anchas, se pueden llevar a una presión relativamente baja, de unos 5-30 PSI.

Ruedas de una fat bike

Velocidad. Este tipo de bicicletas suele contar con un amplio rango de velocidades, para poder adaptarte a cualquier circunstancia. Normalmente tienen 2-3 platos y 8-9 piñones.

En el caso de las fat bikes eléctricas, además, deberás fijarte en parámetros como la potencia, el tipo de batería, velocidad máxima (y recuerda que sea legal), autonomía… Todas estas especificaciones deberían estar en la página del producto del vendedor o en su manual de instrucciones.

¿Para qué sirven?

Este tipo de bicis son ideales para aquellas personas amantes de la aventura, a las que no les gustan los límites.

Son la solución perfecta para disfrutar de un día al aire libre sin importar las condiciones del terreno: haya arena, lluvia, nieve o piedras, ¡podrás con todo!

fat bike para montaña

Ventajas e inconvenientes de las fat bikes

Por último, vamos a ver qué puntos positivos y negativos tienen estas bicicletas.

Ventajas:

  • Son muy eficientes.
  • Gracias a sus ruedas, te permitirán ir por todo tipo de terrenos, incluso con tierra o piedras.
  • Son muy cómodas y robustas.
  • Proporcionan mayor estabilidad y un mejor control de la bicicleta.

Inconvenientes:

  • Son algo más pesadas que otras bicicletas.
  • Son algo más difíciles de conducir, sobre todo al girar, y hay que pillarles el truco.
  • Los pinchazos salen más caros que en otras bicicletas, aunque también son mucho menos frecuentes.

 

¿Y tú, te animas a comprar una fat bike?